Hoy en día, existen en el mercado un sinfín de tipos de bombillas para satisfacer las diferentes necesidades de iluminación que podamos tener en nuestras casas o locales. Las bombillas incandescentes “de toda la vida” comenzaron a ser retiradas progresivamente en 2009 debido a su baja eficiencia energética, a raíz de un acuerdo entre los estados miembros de la Unión Europea,  dando paso a mejores alternativas como las bombillas halógenas, las  fluorescentes compactas y las bombillas basadas en tecnología led. En este artículo te contamos cuáles son las características de éstas y por qué son más eficientes en el consumo de energía.

La invención del led azul

Un led es un diodo emisor de luz. Los primeros ledes fueron fabricados en 1962 y emitían una luz infrarroja de baja intensidad, por lo que su uso se ha limitado a luces de piloto o similares durante décadas. El panorama cambió con la invención del led azul, en 1994, y por cuyo desarrollo sus inventores recibieron el Premio Nobel de Física en 2014. La irrupción del led azul permitió generar luz blanca de alta intensidad al mezclarlo con el led amarillo, y así consolidarse como alternativa real a las bombillas tradicionales.

Una bombilla de tecnología led está compuesta por numerosos ledes, pues estos, por separado, no igualan la potencia lumínica de una bombilla incandescente.

Ventajas de las bombillas led

  • Bajo consumo: eficiencia energética. Consumen entre un 70% y un 80% menos que una bombilla incandescente, y un 30% menos que las fluorescentes. Una bombilla de tecnología led consume 12W para producir luz con intensidad de 1.100 lumens, frente a los 75W que necesita una bombilla incandescente para producir la misma intensidad de luz.
  • Se encienden al instante.
  • Tienen una larga durabilidad. Pueden durar hasta veinte veces más que las bombillas tradicionales, en torno a 50.000 horas. Por ejemplo, teniendo una bombilla de tipo led encendida 8 horas al día, la durabilidad de ésta podría llegar hasta los 17 años.
  • No producen calor. Se calientan menos, al generar menos calor, por lo que también son la opción ideal para utilizar en lugares muy cálidos.
  • No contienen mercurio, por lo que son ecológicas.
  • Luces led de colores y control de la intensidad y el color mediante domótica. Las nuevas tecnologías aplicadas al hogar, en combinación con las opciones de las bombillas led, ofrecen al usuario la posibilidad de programarlas o controlarlas a distancia, mediante una app. Desde encender y apagar la luz hasta cambiar el color o la intensidad de la misma.
Bombilla de tipo led.

Bombilla de tipo led.

En el escenario en el que nos encontramos en el que miramos el consumo energético de nuestro hogar con lupa, cada gesto cuenta, y el simple hecho de sustituir nuestras bombillas por unas bombillas de led puede repercutir notablemente en nuestro bolsillo. El único hándicap de las bombillas de led es que, a priori, son más caras que las tradicionales, aunque esta tendencia también está cambiando.